FRUTOS DE LA PASCUA: DON, ALEGRÍA, COMPROMISO Y CONTINUIDAD


El tiempo de Pascua es el más adecuado para recibir los Sacramentos de la Iniciación Cristiana: el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía. En nuestra Parroquia del Portillo, en la primera quincena del mes de mayo, vamos a celebrar la Confirmación de siete jóvenes, y la incorporación a la mesa de la Eucaristía de dieciocho de nuestros niños y niñas, que van a recibir la Primera Comunión. También estos días de Pascua estamos celebrando el Bautismo de algunos niños y niñas. Como reconocimiento agradecido a nuestra parroquia por la labor pionera en la Catequesis de Adultos en la Diócesis, el domingo 29 de mayo, en nuestra parroquia, nuestro arzobispo Don Carlos administrará los sacramentos de la Iniciación Cristiana a los adultos que se han preparado en nuestra Diócesis para ello. Además de estos sacramentos de Iniciación, el jueves 26 de mayo celebraremos el Sacramento de la Unción de los Enfermos a aquellos enfermos y personas mayores de la parroquia que lo deseen.

Damos gracias a Dios por este don, que nos llena de alegría. Y junto con nuestro gozo la gratitud y reconocimiento a los catequistas que han acompañado a nuestros niños y jóvenes en este periodo de catequesis de preparación.

Pero esta celebración de Confirmación y Primera Comunión, no debe ser punto final. Por ello, animamos e invitamos a las familias de estos niños y jóvenes a que ayuden y animen a sus hijos para que la continuidad en su crecimiento en la fe en Jesús sea una realidad y no un deseo frustrado. Ojalá que en el siguiente curso podamos decir que hay en nuestra parroquia grupos de poscomunión y posconfirmación. De todos depende.

Enhorabuena a todos. Compartimos vuestra alegría y el gozo de la fe en Jesús.