BIENVENIDA A D. GUILLERMO CONTÍN


El pasado domingo 11 de septiembre en la Eucaristía Parroquial a las 12:00 h. recibimos y dimos la bienvenida al nuevo vicario parroquial D. Guillermo Contín, que estuvo acompañado, además de por los feligreses de esta su nueva parroquia, por algunos feligreses y el párroco de su parroquia anterior la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores.


Empezamos la celebración con unas palabras de bienvenida por parte de la Comisión Permanente a D. Guillermo: "Hoy nuestra comunidad parroquial acoge con alegría y gratitud a D. Guillermo Contín, que va a formar parte del equipo sacerdotal de nuestra parroquia del Portillo. Agradecemos su disponibilidad, oramos por él y le deseamos que se encuentre acogido y querido en nuestra parroquia, y que lleve acabo una buena labor entre nosotros."


La celebración fue participativa en la que varios feligreses de la parroquia hicieron las lecturas y las preces. El Evangelio fue proclamado por D. Guillermo y la homilía fue predicada por D. Jesús Domínguez, que nos dio unas orientaciones para hacer viva la Palabra durante la semana y además dirigió unas bonitas palabras de acogida a D. Guillermo.


Para finalizar la Eucaristía nuestro párroco D. Jesús Gracia le dirigió unas palabras de acogida a D. Guillermo: "Hoy nuestra comunidad parroquial acoge con alegría y gratitud a D. Guillermo Contín, que va a formar parte del equipo sacerdotal de nuestra parroquia del Portillo. Muchas gracias, Guillermo por tu disponibilidad. Cuenta desde ahora con nuestra oración y cercanía, nuestra ayuda y afecto. Deseamos que te sientas en tu cas, y que lleves a cabo una fecunda y buena labor entre nosotros. Sabemos que tienes que compaginar tu tarea aquí con otras encomiendas, pero sabemos que darás lo mejor de ti mismo, para que nuestra parroquia siga siendo una comundad que acoge y sirve, ora y celebra, anuncia y da testimonio. Que la VIrgen del Portillo te proteja y guíe en esa etapa de tu ministerio."

Y D. Guillermo nos agradeció a toda la comunidad semejante acogida.

Recemos por él, y que su estancia en esta parroquia sea fructífera para todos nosotros.