TERCER DOMINGO DE ADVIENTO: JESÚS VIENE, QUE TODO EL MUNDO LO SEPA