PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO: ¡DESPIERTA! QUE VIENE EL SEÑOR